Tel: (+57) (2) 232-0116 / (+57) 316-525-4047

Cinco tips

Cinco tips para comer saludablemente en el vuelo.

Los viajes de trabajo pueden ser situaciones muy estresantes en las que debemos hacer frente a agendas apretadas y reuniones que casi siempre tienen lugar con absolutos desconocidos. Las largas horas de viaje, las habitaciones de hotel, los vuelos, las colas y el vivir con la maleta a cuestas son factores que contribuyen al estrés. Es importante elegir cuidadosamente los alimentos que se consumen, ya que es algo que sí podemos controlar.

Coma a intervalos regulares y evite los excesos
El desfase horario altera los ritmos naturales del cuerpo. Consumir tres comidas diarias a intervalos regulares contribuye a mantener constantes los niveles de energía. El desayuno es una comida importante que nos permite recuperar la energía tras el ayuno que se produce mientras dormimos; y además, proporciona nutrientes esenciales que nos ayudan a pensar y a enfrentarnos a cualquier tipo de situación que podamos encontrar. Un buen desayuno es el primer paso para empezar un buen día.

Durante los viajes puede resultar difícil conciliar el sueño debido al desfase horario y al hecho de estar en un entorno diferente. El tipo de alimentos ingeridos también puede influir. Hay que tener en cuenta que la comida tarda un tiempo en digerirse, así que si cena en exceso antes de acostarse, su cuerpo estará haciendo la digestión cuando quiera dormir, lo que dificultará el descanso. Las comidas ricas en grasas tardan más tiempo en salir del estómago y en ser eliminadas del torrente sanguíneo, y su digestión requiere mucho más tiempo que la de una comida que contenga fruta, verduras o hidratos de carbono.

No olvide hidratarse
Es importante beber una cantidad suficiente de líquidos, especialmente durante y después de un vuelo. La más ligera deshidratación puede afectar a las funciones mentales.4 Además, la deshidratación causada durante el vuelo, es un factor de riesgo de trombosis venosa profunda. Durante el vuelo, el organismo pierde agua debido a la presurización de la cabina, y el consumo de bebidas alcohólicas, en lugar de agua o zumos de frutas, empeora la deshidratación. Lo mismo ocurre con el café y el té. Si no ha podido beber durante el vuelo, asegúrese de beber bastante agua o zumo después del aterrizaje para rehidratarse debidamente.

Visto 1316 veces
Más en esta categoría:
NIÑO INQUIETO »